Se mantiene el problema central del Barça

El FC Barcelona ha arrancado la temporada con un problema central en la defensa. El equipo empezó bajo mínimos después de que no se incorporara a un nuevo jugador en la ventana de fichajes y esta carencia se está acusando con pocas semanas de competición. Piqué y Lenglet son los únicos centrales disponibles de la primera plantilla, con Araujo lesionado y Umtiti intentando volver después de sus eternos problemas de rodilla. 

Koeman está procurando buscar soluciones de emergencia, como reconvertir a De Jong, pero solo son parches antes de que se pueda incorporar a un nuevo futbolista para el eje de la zaga.

De Jong disputó la segunda parte de Mendizorroza como central cuando era necesario arriesgar y levantar un marcador en contra. El holandés aportó en esta demarcación, si bien los vitorianos apenas atacaron y mucho menos cuando se quedaron con diez jugadores a los 61 minutos por la expulsión de Jota.

Recurso puntual

Koeman decidió darle continuidad frente al Dinamo de Kiev y en este partido ya se vio que De Jong puede ser un buen recurso puntual para jugar de central, pero no permanente. El propio Koeman rectificó en el último cuarto de hora dando entrada a Lenglet para asegurar el marcador. En todo caso, el cambio de posición demuestra la enorme confianza del míster en De Jong, quien ha jugado 840 minutos en la presente temporada. Solo se perdió 10 en la recta final ante el Getafe. Messi es el único que lo ha jugado todo.

Araujo lesionado

Araujo, por su parte, apuntaba buenas maneras con partidos sólidos como la segunda parte en Vigo o el encuentro frente al Sevilla, pero una lesión en el Juventus Stadium, donde estaba cubriendo con solvencia la baja por sanción de Piqué, frenó su trayectoria. Ahora se encuentra recuperándose de la lesión muscular con la esperanza de estar recuperado para el duelo del 21 de noviembre ante el Atlético de Madrid.

De esta manera, Piqué y Lenglet son los únicos centrales disponibles y el francés tampoco está muy fino en el presente ejercicio. A la expulsión en Vigo, hay que añadir otras dos tarjetas amarillas en la Liga, además del polémico agarrón a Ramos en el clásico frente al Madrid. Koeman confía en él y tendrá continuidad, pero debe mejorar en sus impulsos para no añadir contratiempos.

Piqué mantiene el tono

La cara más positiva es Gerard Piqué, quien excepto la expulsión frente al Ferencvaros, está cuajando otra excelente campaña. Ha jugado los 540 minutos de los seis partidos de Liga y, pese a no jugar en Turín, en la Champions se vio su importancia sosteniendo la zaga frente al Dinamoademás de marcar el gol de la victoria.

A partir de aquí, Koeman ya no tiene más donde elegir. Por si no fuera suficiente, los canteranos Mingueza e Igor se han lesionadoespecialmente grave es el caso del brasileño, mientras que Ramos Mingo ha dejado de entrar en las convocatorias. Con el inicio del curso del Barça B, el técnico no quiere afectar en exceso la trayectoria del filial.

Ofensiva por Eric

La última carta llegará en enero, cuando el Barça realizará un nuevo intento para fichar a Eric García, el gran objetivo del verano y que lo vuelve a ser en la próxima ventana. Sin embargo, el proceso electoral dificulta el fichaje ya que la nueva directiva no tomará el mando quizá hasta finales de enero o principios de febrero, por lo que la gestora debería activar la contratación.

Aunque existe el precedente del fichaje de Arda Turan por parte de una gestora en 2015 es una decisión compleja para este órgano y deberían darse muchos condicionantes favorables, además de la insistencia de Koeman para que Eric pueda avanzar su llegada antes del verano del 2021 cuando queda libre del Manchester City.

Ver Fuente